Cueva chica
Aunque no sorprende por su amplitud, sí lo hace por su profundidad, pues se sumerge en las entrañas del cerro Benítez.

Está rodeada por una zona de bosque nativo antiguo, que permite a los visitantes imaginar cómo era la flora de esta zona antes de la llegada de los colonos.